Loading Posts...

No vi Sailor Moon por ser adulto

2 minutos de lectura

Cuando Canal 5 y Canal 7 comenzaron con la fiebre por el (old) anime, todos los oficinistas trabajadores futuro del país nos alegramos de que se retomaran las viejas tradiciones. ¿Pero que implicaciones tendrían en esta generación Millennial Godín? El horror lo descubrí con Sailor Moon.

Acompáñenme a ver esta triste historia:

Los millennial crecimos con los animes invadiendo nuestra televisión. No sólo eran Super Campeones, Caballeros del Zodíaco o Sailor Moon, teníamos Sandybell, Remi, Heidi, Digimon e infinidad de programas que pasan luego de que llegáramos de la escuela y en fines de semana.

La emoción y nostalgia me invadió con la pelea entre TvAzteca y Televisa por el nuevo monopolio del anime… ¡Increíble que volvieran mis series favoritas!

¡Oh, decepción, noooooo, Sailor Moon!

El lunes 7 de Agosto, se estrenó Sailor Moon y grité como loca, estaba lista… o mejor dicho, mi yo de 14 años estaba lista. Tenía el plan armado, luego de comer podría ver el primer capítulo de las scouts.

Dieron las 3 de la tarde y yo seguía en la oficina. “No importa, tengo una hora”, me consolaba mientras metía el turbo a los reportes. Salí a las 4, corriendo encontrándome con el tráfico de la ciudad. “No importa, estoy muy cerca”, seguía diciéndole a mi adolescente interna mientras la esperanza poco a poco se desaparecía.

Cuando al fin llegué a casa, tenía 5 minutos para subir corriendo 4 pisos, abrir mis 20 chapas y lanzarme al televisor a ver el capítulo. Ilusa…

Llegué y me di cuenta que no tenía la televisión instalada, tampoco antena para televisión abierta y que mi estómago reclamaba comida de la manera más salvaje. Todo mal.

Al final, me di cuenta que aunque tuviera antena, televisión instalada y todo listo: casi nunca voy a llegar a tiempo a ver la serie por televisión abierta. No gozo de los horarios de mi infancia y adolescencia, tengo obligaciones, un trabajo y responsabilidades que debo cumplir.

Ser adulto apesta.

Otra opción es ver la serie por la página de la televisora, que al fin han comprendido que Netflix nos acostumbró a tener el contenido y consumirlo cuando mejor nos parezca. Claro está que la página de Azteca aún no sube nada a su sitio.

En conclusión, es emocionante que las series de nuestra infancia vuelvan; pero ya va siendo tiempo de aceptar que no somos los niños de aquella época. La programación ya no es para nosotros y que hemos crecido. Lo sé, el horror. 

68
SadSad
11
HahaHaha
5
PoopPoop
4
LoveLove
3
HeartHeart
3
AngryAngry
3
YayYay
1
WowWow
Voted Thanks!

Nisaphire

Soy como los Ángeles Azules: de Iztapalapa para el mundo, psicóloga de closet, creo en el entrelazamiento cuántico y soy fan del Kintsukuroi.

Send this to a friend