Loading Posts...

La peor bruja le hace honor a su nombre.

2 minutos de lectura

Bien dicen que los remakes no son buenos. Netflix (una vez más) comprueba que no le sale muy bien hacer refritos de series memorables. Después de su anuncio de Death Note y el -no tan certero- regreso de Full House, la compañía de streaming apuesta por La Peor Bruja… y pierde.

Hace años, en mi infancia de reportera Bizbirije, amaba un programa llamado La Bruja Desastrosa. Una pequeña que pertenecía a un colegio británico de magia que no era el Hogwarts de Dumbledore. De hecho, la Academia Cackle fue la primera que nos hizo soñar con estudiar posiones.

Durante años, vimos crecer a Mildred Embrollo y sus poderes. Y no, no exagero cuando digo que durante años, pues la serié duró tanto que vimos a la pequeña bruja convertirse en una universitaria.

la peor bruja

Ahora Netflix quiso hacer la serie nuevamente con una producción (francamente) peor que la anterior. No sé ustedes pero siento que los efectos especiales actuales dejan el listón muy alto; tanto mágicos como no mágicos. No es que Mildred gozara de los último en tecnología, pero se comprendía en la época.

La peor bruja sí es la peor.

De cualquier forma, la producción del streaming no sólo es de menor calidad, el casting es horrible. La protagonista carece de ángel, sus gestos son tan exagerados y su carita mezcla una mueca entre preocupación y retortijón de estómago.

TODO MAL

Ya no se apellida embrollo, se tomó la decisión de dejarla con su nombre en inglés, lo que genera menos empatía. Su mejor amiga tampoco es lo que era. Pasó de ser una de las brujas más listas de la serie a una brujilla despistada y cegatona. Por último, el antagónico de Ethel ya no es memorable; la niña es más odiosa y su cara de pocos amigos no tiene nada que ver con la guapa Felicty Jones.

Una vez más, Netflix convierte un agradable recuerdo de nuestra infancia en una serie mal hecha.

0
HeartHeart
0
HahaHaha
0
LoveLove
0
WowWow
0
YayYay
0
SadSad
0
PoopPoop
0
AngryAngry
Voted Thanks!

Nisaphire

Soy como los Ángeles Azules: de Iztapalapa para el mundo, psicóloga de closet, creo en el entrelazamiento cuántico y soy fan del Kintsukuroi.

Send this to a friend