Loading Posts...

Netflix, mi vida, nunca me dejes

Chulada de serie. Oscura, desesperante, de esas que te obligan a comer.
5 minutos de lectura

videocentro

Recuerdo, casi con la emoción que provocaba comprar cada película, mi pared llena de VHS con todos mis títulos favoritos. Recuerdo cómo adoraba pasearme por mi propio “Videocentro” y escoger qué documental de Bruce Willis salvando al mundo vería (sí, son documentales, no es ficción). No tengo idea de cuántos cartuchos de cinta tuve. Lo que sí recuerdo es que, cuando salieron los DVDs, me quedé impresionada. El Laser Disc no me impresionó, los vi como LPs disfrazados de película que intentaban hacernos sentir culpables por haber cambiado a los vinilos por CDs. Vaya, no me compré ni el de Star Wars, y eso que tengo las películas en todos sus formatos. TODOS. El videocentro más cercano a la casa donde fui adolescente estaba a 10 cuadras.

Yo odio salir. Odio el ruido, odio la convivencia necesaria para conseguir algo (tiendas, cafés, tortillas). Iba al Videocentro porque me acompañaba el novio de la adolescencia y así, mi atención estaba concentrada en él, en que él encontrara la película que quería, que disfrutara la tarde. Íbamos y veníamos cargando esos cartuchos Beta y después VHS para ver películas viejas, o que se habían estrenado hace dos años.

Hoy no tengo que hacer ningún esfuerzo extra más que encontrar el diminuto control del Apple TV y navegar por unos 15 minutos el menú de Netflix para encontrar algo que me entretenga. Ni siquiera tengo que darle play al siguiente capítulo. Vaya, si la película se acaba y quiero ver algo del mismo actor o director o una historia parecida, la encuentro en 3 clics.

Dejé de ver tele abierta hace más de 5 años. La enorme ventaja que proporcionaba la televisión de cable cuando aún no se vendía publicidad al por mayor, era que, efectivamente, podías disfrutar de una serie sin que el ritmo, la música, las actuaciones fueran interrumpidas por la estruendosa voz del locutor que insiste en que compres el nuevo jabón para ropa para que seas más feliz. Cuando los canales de televisión de paga se convirtieron en un símil de la tele abierta, me refugié en los canales de películas y en HBO, pero estaba atada al horario que me imponían. Si quería ver la serie que me interesaba tenía dos o tres opciones: el día de su estreno, la repetición en las siguientes horas, o la repetición de temporada. Nunca fue cómodo.

Gracias a Netflix vi Breaking Bad, y por una decisión consciente, comencé a ver la serie justo cuando anunciaron el estreno de su última temporada. De esta manera, pude ver las temporadas anteriores en pocas semanas, y disfrutar del suspenso que genera ver un capítulo separado por 6 días. Y no, nunca los vi en la televisión; al pagar tele por cable tenía derecho a ver los capítulos en línea, sin anuncios.

La vida ha cambiado por completo desde Netflix y otros servicios de streaming. ¿Se acuerdan cómo era planear el día para poder estar libre a la hora de nuestro programa favorito? Yo ya no… Ayer, sin pensarlo, pude presentarle a un amigo una serie inglesa llamada Line of Duty. Como buena serie inglesa, los episodios duran casi una hora y cada temporada es de unos 5 a 6 capítulos. Una delicia. La verdad es que era tarde, habíamos acabado de trabajar, el plan no era “ver películas” (if you know what I mean), el plan era descansar porque la vida se ha puesto pesada últimamente.

Screen Shot 2015-08-31 at 7.35.21 PM

Chulada de serie. Si tienes ganas de ver algo oscuro, con personajes complicados que no siempre hacen lo que esperas la TIENES que ver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nadie se movió de lugar, nadie cambió rutina, nadie se preocupó por la hora o por si teníamos que esperar a que empezara o por si los comerciales romperían por completo el ritmo de la trama. Vimos el primero capítulo (TIENEN que verlo) y platicamos sobre los estereotipos de manipulación sexual (tema que da para unas ocho series de artículos en AgendaTV) y luego sobre cómo las series policíacas europeas tienen este saborcito de que el fin del mundo es real pero mucho menos glamuroso de lo que creemos.

 

¿Qué fue lo último que netflixeaste? Comparte, cuéntanos. ¿Cómo ha cambiado tu vida mientras han cambiado los formatos?

0
HeartHeart
0
HahaHaha
0
LoveLove
0
WowWow
0
YayYay
0
SadSad
0
PoopPoop
0
AngryAngry
Voted Thanks!

mariaisabelmota

Content Creator. Vivo en eterno Social (Media) Rehab. Creo en la Revolución Fiscal. Investigo usando @ComamosPalabras. Estoy escribiendo @ElDepreBook

Send this to a friend